80 organizaciones se oponen a la interferencia de Estados Unidos en la eliminación gradual del uso de glifosato y maíz transgénico en México

Washington, DC – Hoy, 80 organizaciones de EE. UU. entregaron una carta al Secretario del Departamento de Agricultura (USDA), Tom Vilsack, y a Katherine Tai, su Representante de Comercio de (USTR), en rechazo a la interferencia de funcionarios del gobierno de EE.UU. y de intereses del agronegocio en el plan de México de eliminar gradualmente el uso del glifosato y maíz modificado genéticamente. Las organizaciones estadounidenses incluyen a agricultores, trabajadores, consumidores, grupos en defensa de la salud pública, la agricultura sostenible y otros grupos de investigación de sistemas alimentarios. También se entregaron en la carta más de 6,900 firmas de personas interesadas.

Según lo revelado en la consulta con base en la Ley de Libertad de Información (FOIA) del Centro para la Diversidad Biológica, durante la administración de Trump, funcionarios públicos de USTR, USDA y representantes de la industria agroquímica de CropLIfe America y Bayer AG (que produce glifosato), formularon estrategias para urgir al gobierno mexicano a dejar sin efecto sus decisiones políticas. Posteriormente, el USTR advirtió al Secretario de Economía de México que las acciones de México amenazaban la “fortaleza de nuestra relación bilateral”.

“Hacemos un llamado al secretario Vilsack y a la representante comercial Tai, como líderes clave en la nueva administración, a respetar la decisión de México de proteger tanto la salud pública como la integridad de la agricultura mexicana”, dijo Kristin Schafer, directora ejecutiva de Pesticide Action Network de Norteamérica. “Es completamente inaceptable que las agencias públicas de EE. UU. estén accediendo a las peticiones de las corporaciones de plaguicidas como Bayer, que solo se preocupan por mantener sus ganancias”.

Los firmantes de la carta y petición conjunta al USTR y al USDA urgieron a que las agencias respeten la soberanía de México y se abstengan de interferir en su derecho a promulgar sus políticas de protección propias. Los signatarios hicieron eco de las preocupaciones de las organizaciones agrícolas y de la sociedad civil en México: “Rechazamos la presión de las corporaciones como Bayer-Monsanto agrupadas en CropLife que en Estados Unidos y México buscan impedir el cumplimiento del Decreto Presidencial que prohíbe paulatinamente el uso de glifosato y maíz transgénico”, declaró Fernando Bejarano, director de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en México (RAPAM). Bejarano continuó explicando: “Somos parte de la Campaña Nacional México (RAPAM). Bejarano continuó explicando: “Somos parte de la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País, una amplia coalición de organizaciones campesinas, ONG sin fines de lucro, académicos y consumidores, que apoyan el decreto presidencial y luchan por la soberanía alimentaria con la transformación ecológica de los sistemas agrícolas que garanticen el derecho a producir y consumir alimentos saludables, nutritivos, libres de agrotóxicos y transgénicos”.

“Con la prohibición del glifosato y el maíz transgénico, México está un paso más cerca de la soberanía alimentaria. México es centro de origen y domesticación del maíz y ha prohibido el maíz transgénico y el glifosato. Esto podría ser un ejemplo para otras naciones de que otra realidad es posible”, dijo Viridiana Lázaro, campañista de agricultura y alimentación de Greenpeace México.

Carta en inglés

Carta en español

Contactos:
Ahna Kruzic, PANNA, ahna@panna.org
Fernando Bejarano, RAPAM coordinacion@rapam.org Cel +52 5541926483
Angélica Simón, Greenpeace Mexico, angelica.simon@greenpeace.org
Cel +52 (555) 534-3544
Víctor Manuel Chima Ortíz, Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País,
victor.manuelchima.ortiz@gmail.com Cel+52 55 8328 0254

Comparte esta nota

Suscríbete

Recibe nuestro boletín informativo



Últimas entradas