Urgen a FAO abandone alianza con la industria transnacional de plaguicidas

Más de 180,000 organizaciones en 107 países han firmado una petición internacional

Roma, Italia , 3 Dic 2021– Hoy, organizaciones de la sociedad civil y de los pueblos indígenas entregaron más de 187.300 firmas de peticiones de más de 107 países al director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), Qu Dongyu, exigiendo que la FAO ponga fin a su asociación con CropLife International, una asociación que representa a las empresas agroquímicas transnacionales más grandes del mundo.  RAPAM se unió a esta protesta.

En su petición, los defensores sostienen que es “profundamente inapropiado” que el organismo de la ONU se asocie con CropLife, cuyas empresas miembro (Bayer, Syngenta, Corteva AgroSciences, FMC y Sumitomo) obtienen alrededor de un tercio de sus ventas de Plaguicidas Altamente Peligrosos (PAP),  que presentan los niveles más altos de riesgo para la salud y el medio ambiente. 

Las estimaciones recientes muestran que hay 385 millones de casos de intoxicación aguda no intencionales por plaguicidas cada año, frente a los 25 millones de casos estimados en 1990. “Esto significa que alrededor del 44% de los agricultores y los trabajadores agrícolas de todo el mundo son envenenados cada año por una industria dominada por miembros de CropLife,” dice la petición.

Miembros de PAN se manifiestan en frente de las oficinas de la FAO en ROMA

La Red de Acción en Plaguicidas (PAN) en Europa, junto con otras organizaciones, realizó una movilización frente a la sede de la FAO en Roma para acompañar la entrega de la petición y conmemorar el aniversario de la tragedia de Bhopal, que también se conmemora como el Día Mundial sin Uso de Plaguicidas. Defensores de todo el mundo también participaron en un Día de Acción Mundial, que incluyó carteles de protesta y una manifestación en las redes sociales exhortando a la FAO a detener la #ToxicAlliance (Alianza Tóxica). 

“La FAO es una institución pública que se supone que no debe atender las necesidades del sector privado cuyo objetivo es vender plaguicidas. En Etiopía hemos visto el daño económico y la deuda que ha creado un sistema dependiente de plaguicidas. Más importante aún, nos hemos beneficiado de poner fin al uso de pesticidas, al trabajar con agricultores que aplican técnicas agrícolas libres de agroecología / pesticidas. Esto ha mejorado la economía local y ha protegido a las mujeres y los niños amenazados por el daño tóxico de los pesticidas . Dijo el Dr. Tadesse Amera, Copresidente de IPEN y director de la Red de Acción de Plaguicidas en Etiopia (PAN-Etiopía)

“El registro y uso de Plaguicidas Altamente Peligrosos en América Latina y el Caribe es una gran preocupación en la región, como han mostrado los  informes de IPEN sobre la  situación de varios países en América Latina, en México, Costa Rica, Jamaica, Chile, Argentina, Panamá, Paraguay y Brasil, debido a  los  casos de intoxicaciones y efectos crónicos dañinos para la salud e impactos negativos en el medio ambiente”, afirmó Fernando Bejarano, coordinador de la oficina de IPEN para América Latina y director de la Red e Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en México (RAPAM) quien agregó “es hora de la transformación agroecológica de los sistemas alimentarios apoyando principalmente a las comunidades rurales campesinas e indígenas, en lugar de hacer alianzas con  las corporaciones transnacionales que venden plaguicidas altamente peligrosos”.

En una parodia el director de la FAO abraza a CropLife

La alianza entre la FAO y CropLife implica una mayor influencia en las políticas públicas de las empresas que fabrican y comercializan plaguicidas, especialmente en los países más vulnerables donde se favorece la expansión de los monocultivos y el uso de Plaguicidas Altamente Peligrosos, lo que impacta en la salud socioambiental . Por el contrario, la FAO y los gobiernos deben privilegiar la producción agroecológica como base de un vínculo integral con el medio ambiente para lograr la soberanía alimentaria ”, dijo Javier Souza, Coordinador de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en América Latina (RAP-AL).

La asociación entre la FAO y CropLife socavará todos los esfuerzos realizados en África para prohibir los plaguicidas altamente peligrosos y abre la puerta a la exportación de plaguicidas prohibidos en Europa como la atrazina, el paraquat, etc. Denunciamos y rechazamos enérgicamente esta ‘Alianza Tóxica’ ya que está plagada de conflictos de intereses desconocidos por el público, en detrimento de la protección de la salud y la preservación del medio ambiente”, dijo Maimouna Diene, Coordinadora de PAN África.

No podemos esperar que la colaboración con una asociación de cientos de subsidiarias de gigantes multinacionales como Bayer y Syngenta– que tienen intereses creados en aumentar las ventas de sus productos– apoye los propios objetivos de la FAO de reducir la dependencia de los plaguicidas. Es incompatible con el mandato de la FAO como institución de la ONU para proteger los derechos humanos, incluido el derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU reconoció recientemente”, dijo Simone Adler, Co-Directora de organización de PAN Norteamérica. 

La entrega de la petición internacional sigue a cartas de apelación presentadas el año pasado por más de 350 organizaciones internacionales de la sociedad civil y pueblos indígenas y 250 científicos y académicos, después de la firma del acuerdo de asociación entre la FAO y CropLife en octubre de 2020. Una coalición de 11 organizaciones mundiales, incluido PAN, siguió con una solicitud formal para reunirse con el director general Qu para discutir sus preocupaciones, pero no ha recibido respuesta hasta la fecha. 

Es alarmante cómo las grandes empresas dominan el establecimiento de la dirección de la formulación de políticas, como hemos visto con la apropiación empresarial de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU. Anticipamos que CropLife aproveche al máximo esta asociación con la FAO para expandir y consolidar el control corporativo sobre la alimentación y la agricultura. No podemos simplemente quedarnos con los brazos cruzados”, dijo Sarojeni Rengam, directora ejecutiva de PAN Asia Pacífico.

IPEN (Red Internacional de Eliminación de Contaminantes) es una red ambiental global de más de 600 ONG de interés público en 128 países, que trabajan para eliminar y reducir las sustancias más peligrosas para forjar un futuro libre de tóxicos para todos. IPEN está registrada en Suecia como una organización sin fines de lucro de interés público. www.ipen.org

RAPAM es una asociación civil mexicana sin fines de lucro que trabaja para eliminar en forma progresiva los plaguicidas químicos que afectan la salud humana y el medio ambiente y promover alternativas agroecológicas. www.rapam.org

Medios de contacto

Fernando Bejarano Coordinador de la oficina de IPEN  para América Latina y el Caribe,   Director de RAPAM y Miembro de PAN América Latina (RAP-AL). [email protected]   +52 5541926483

Javier Souza Casadinho,  Coordinador General de RAPAL[email protected]  

Comparte esta nota

Suscríbete

Recibe nuestro boletín informativo



Últimas entradas